19 de April del 2016

¿Cómo de duro es el esmalte dental?

¿Cómo de duro es el esmalte dental?

El esmalte es el tejido humano más duro. Tiene prácticamente la misma fuerza a la tensión (pascales) que el acero y cuatro veces más que el hueso. Se encarga de recubrir la corona dental para que ésta se vuelva lo más insensible y hermética posible, sirviendo de protección contra los traumatismos y las bacterias de la cavidad oral. Es un material incoloro y translúcido que tiene capacidad de fluorescencia y opalescencia al interactuar con la luz.

Aunque el ser humano no es capaz de regenerarlo una vez que la pieza dental está germinada, sí podemos enriquecerlo y conservar utilizando diversas aleaciones fluoradas. Éstas podemos encontrarlas en nuestra farmacia en forma de pastillas, gotas (pediatría), barnices fluorados (consulta dental)... y sobre todo en colutorios y pastas dentífricas.

El tejido natural más duro de los que se encuentran en la naturaleza está en los dientes. Pero no en los de los humanos. Curiosamente, en los dientes de unos animalillos conocidos por todos e inofensivos para portar una dentadura como ésa: las lapas

Estos moluscos poseen unas fibras microscópicas que contienen goethita, un mineral óxido que forma sus dientes y lo utilizan para arrancar la comida de las piedras a las que se acoplan.

Su capacidad de tensión es de 5 gigapascales. En comparación con otros tejidos naturales como la SEDA DE ARAÑA(1GP) o el ESMALTE DENTAL HUMANO (0,4 GP) no tiene parangón. Lo mismo ocurre con otros materiales como el KEVLAR(3,7GP) utilizado en chalecos antibalas, el DIAMANTE (2,8GP), el ACERO(0.4GP) o la FIBRA DE CARBONO (1,6GP).

Con el avance científico y tecnológico de hoy día se han conseguido artificialmente realizar aleaciones como el SILICIO(7GP) o el GRAFENO(130GP), que tiene con creces el récord de material más duro.