Endodoncia

de del

El tratamiento de conductos, más comúnmente llamado endodoncia, le permite al paciente conservar su propia pieza dental en boca, a pesar de haber sufrido una lesión, traumatismo, infección, abrasión... lo suficientemente severa como para haber llegado a afectar al tejido blando  -nervio- presente en el interior del diente.

Este tratamiento permite desvitalizar la pieza dental. Así como aislar la cavidad oral y sus microorganismos del sistema circulatorio.

 

“¿Hay que hacer la endodoncia si ya no me duele...?”

Cuando sentimos dolores agudos en una pieza dental, los paciente nos lo definen como latigazos, es debido a que el nervio contacta con el exterior. Y el peligro que supone para la salud integral del paciente esta situación hace que nuestro organismo nos lo manifieste con dolor.

Algunos pacientes deciden, tras tomar medicación, que al ver reducidas sus molestias no es necesario acudir a su odontólogo de confianza. Lo que supone poner en grave riesgo tanto su propia salud, como su sistema circulatorio. Las bacterias que producen el sarro y las que producen la caries son patógenas y un factor de riesgo según la Asociación Española de Cardiología para producir endocarditis bacteriana, así como causar otras patologías que afectan al estado general de salud.

Además, si mantenemos una infección de forma prolongada, además de ser una vía de acceso libre entre nuestro torrente sanguíneo y el exterior, produciremos una infección que obligará, obviamente, a las defensas del paciente a olvidarse en gran medida del resto de órganos del cuerpo, para volcarse en combatir la infección producida por esa pieza dental, generando un absceso infeccioso o quiste, para necrotizar el tejido dental de dicha pieza y así taponar de forma natural el diente del resto del torrente sanguíneo. Algo que facilitará a contagiarse al paciente de cualquier virus, hongo o bacteria con mayor facilidad en el resto del cuerpo, puesto que quedará más indefenso de anticuerpos o glóbulos blancos. Por tanto, adoptar esta medida es poner en grave riesgo vital a todo su organismo.

Les ofrecemos debajo de estas líneas un vídeo informativo del proceso y la instrumentación de una endodoncia monoradicular.

 

 

Haga click en imagen para ver vídeo