22 de June del 2015

Padeces de sensibilidad dental

¿Qué hacer cuando tenemos hipersensibilidad dental?
Obviamente, lo primero que hay que hacer es acudir al dentista de confianza, pero desde CLÍNICA DENTAL LEIRE LLORENTE queremos aclarar las dudas más habituales que les surgen día tras día a nuestros pacientes cuando nos visitan.

La hipersensibilidad o hiperestesia dentinaria se puede resumir en la respuesta que transmite un diente vital -no endodonciado- ante un estímulo. Generalmente, causada por el contacto con el frío, el calor o con alimentos ácidos.

¿Por qué se produce?
Por falta de esmalte dental en una zona de esa pieza donde la dentina (principal capa del diente y que da color y sensibilidad al mismo) está desprotegida por la encía, en el caso de la raíz, o por esmalte, en el caso de la corona. Lo que produce que la sensibilidad de ese diente se incremente hasta el punto de que le paciente padece molestias que nos las suelen definir como 'dentera'.

¿Qué lo produce?
Ausencia de esmalte (lo más habitual es por caries, traumatismos, bruxismo o desgaste dental y malformaciones en el esmalte)
Ausencia de encía (recesiones gingivales por enfermedad periodontal que conllevan pérdida de hueso y de inserción, mostrándose parte de la raiz, puesto que no queda protegida por el tejido gingival del diente)

En el caso de la caries, el bruxismo y los traumatismos existe una solución clínica (empaste, férula de descarga y reconstrucción, respectivamente). Pero son el resto de factores los que peor tratamiento conllevan, generalmente desde la propia casa del paciente utilizando productos de higiene oral especializados en combatir o aliviar cada uno de estos problemas.

Cuando nos encontramos con un problema de hipersensibilidad dental por recesiones gingivales (raices expuestas) deberemos, además de utilizar a diario un dentífrico especializado para este problema, los tratamientos dentales enfocados a proteger dicha zona, pero sobre todo a reducirlas a largo plazo al sellar los túbulos dentinarios por los que se transmiten los estímulos del exterior con el nervio o pulpa dental.