Prótesis fija y removible

de del

En CLÍNICA DENTAL LEIRE LLORENTE somos miembros asociados de la SEPES (Sociedad Española de Prótesis y Estética Dental)

 

 

 

 

“¿Qué es una prótesis fija?”

La prótesis fija es aquella que realizamos sobre dientes naturales para restaurar o reponer un diente destruido por la caries, roto, endodonciado o al que queremos cambiar la apariencia.

El secreto del éxito de un tratamiento está en la indicación que viene dada por un correcto diagnóstico y posterior mantenimiento realizado por su dentista restaurador, en función de cómo esté el estado de salud de sus dientes, encías y resto de estructuras de la boca, y los condicionantes de salud general.

 

 

   

 

 

En la elaboración de una prótesis interviene un colaborador de máxima importancia en la realización de su traumatismo: el técnico en prótesis dental. El protésico fabrica la prótesis pero bajo las indicaciones del odontólogo, que es quien tiene la capacidad de discernir si la prótesis fabricada cumple las características necesarias para ser colocado en su boca, y no dañarla durante la colocación ni durante su utilización.

Un tratamiento restaurador correcto precisa de una preparación dentaria que permita colocar el material de la restauración sin perjudicar a los tejidos gingivales ni al hueso de soporte; sin comprender su higiene y mantenimiento.

 

 
   

 

La restauración ha de sellar la preparación para evitar que la dentina (tejido sensible) quede expuesto a la boca, por ello se ha de colocar una restauración provisional hasta que se haya fabricado la definitiva.

Recuerde que los tratamientos provisionales son necesarios para poder controlar la funcionalidad integral del tratamiento, el fin a conseguir es que el tratamiento restaurador se adapte a su organismo y no al revés.

Los materiales que se pueden utilizar son diversos, desde cerámicas sin metal, metalocerámicas libres de niquel, resinas acrílicas, etc. Cada uno de ellos ha de cumplir con unas características y responderán a unas propiedades en cuanto a su duración, apariencia estética y propiedades mecánicas.

Los dientes, una vez restaurados, pueden seguir enfermando, por ello debe cuidarlos igual o más que antes. La zona más delicada es la de unión entre restauración y el diente. Periódicamente, según el caso, le realizaremos revisiones clínicas y radiológicas de forma gratuita.